Filosofía del Centro

Nuestro Centro tiene como finalidad favorecer el crecimiento y la maduración integral del alumno dentro de una visión cristiana  de la vida y la cultura, adoptando el Proyecto Educativo de la Beata Piedad de la Cruz. La consecución de esta finalidad pide la convergencia de intenciones y convicciones por parte de todos (padres, alumnos, personal docente y no docente, religiosas). Por eso nuestro Centro orienta sus esfuerzos hacia la formación de una Comunidad Educativa que sea a la vez sujeto y ambiente de educación. La participación coordinada y corresponsable de las diversas personas y grupos es fundamental para construir nuestra Comunidad Educativa.

     Nuestra identidad

Como Centro Católico, formamos parte de la Iglesia y compartimos activamente su acción evangelizadora y sus criterios pastorales. Optamos por la formación integral de los alumnos según las intuiciones educativas de la Beata Piedad de la Cruz, fundadora de la Congregación de HH. Salesianas del  Sagrado Corazón de Jesús. En consecuencia:

ü  Educamos de acuerdo con una concepción cristiana de la persona, de la vida, del mundo.

ü  Ofrecemos, en un clima de colaboración y apertura, una educación e instrucción que buscan una mejora constante de su calidad.

ü  Acompañamos al alumno en su desarrollo físico, en su maduración afectiva y en su integración social, al mismo tiempo que le ayudamos a su cultivo intelectual.

ü  Fomentamos el crecimiento de las dimensiones ética y trascendente de la persona, acentuando valores como la familia, la libertad, el sentido crítico, la participación, la justicia, la solidaridad, la convivencia y la paz.

ü  Favorecemos la síntesis y la coherencia entre fe, cultura y vida.

ü  Impartimos la enseñanza religiosa según las orientaciones de la Iglesia, respetando siempre otras confesiones y creencias.

ü  Estimulamos el sentido crítico y la presencia renovadora en la sociedad para conseguir que sea más humana y justa.

     Nuestro estilo educativo     

Nuestro Centro fundamenta su acción educativa en la concepción cristiana de la persona y del mundo, y participa de la misión evangelizadora de la Iglesia Católica.

      Afrontamos esta tarea como respuesta al legado de M. Piedad: “Educad a los niños y jóvenes por amor”. Nuestro estilo educativo se caracteriza por los siguientes rasgos:

ü  Manifestación de la bondad de Dios, Padre Providente, y sensibilidad ante las realidades del mundo.

ü Ambiente escolar caracterizado por la alegría y sencillez; capacidad de perdón y amistad; honradez y  honestidad de vida.

ü  Espiritualidad centrada en el Corazón de Cristo.

ü  Devoción a María, bajo la advocación de Madre de Misericordia,  modelo de educadores y educandos.

ü  Austeridad frente al materialismo y consumismo que nos rodea.

ü  Amor y defensa de la vida desde los inicios hasta el final.

ü  Responsabilidad en el trabajo con todo lo que supone de entrega personal, gratuidad y servicio.

ü  Compromiso con los valores evangélicos que transforman poco a poco nuestra vida y nuestra sociedad.

ü  Relación con la parroquia, compartiendo su responsabilidad y sus criterios pastorales.